"RUTA DE LAS ERMITAS DE LA TRINIDAD Y SAN CRISTOBAL (BOLEA)". RUTA CIRCULAR POR LAS GORGAS DEL RIO SOTÓN

Bolea es tierra de iglesias, cerezos, vinos de alta graduación y gente de cáracter. 

A los que vivimos por la Hoya de Huesca siempre nos ha llamado la atención el hecho de que el altiplano de Bolea tenga un microclima que les permita cultivar cerezos sin miedo a las heladas. Ahora me lo explico, tienen muchos santos a quien encomendarse, y buen vino para olvidarlo después.

En lo alto del pueblo está la Colegiata de Santa María la Mayor que por su origen musulman es obligatorio ir a visitarla algún dia. Pero luego tienen dos ermitas al pie de la sierra, la de La Trinidad por el este y la de Santa Quiteria por el oeste (ello sin contar con los restos de la ermita de San Andrés). Y escondidas en la roca tiene las dos ermitas rupestres, la de San Cristobal a la que se accede por las Gorgas del Rio Sotón, y la de la Virgen de la Peña de Aniés que es más conocida (no os enfadeis los de Aniés, efectivamente esta última está en territorio vuestro, pero no olvideis que la cabecera del municipio de la Sotonera es Bolea)

Hace unos años la Comarca de la Hoya de Huesca, mediante los fondos recibidos del Plan de Dinamización Turistica, habilitó dos rutas circulares muy recomendables y poco conocidas. Ambas rutas tienen una zona común que es el barranco denominado "Gorgas del rio Sotón" donde está la poco conocida  ermita rupestre de San Cristobal. Nosotros no conociamos este barranco y fue un acierto hacerlo de bajada en lugar de subida porque el paisaje se aprecia mejor.

 

SUBIDA A GUARA (2.078 mts). EL GUARDIAN DEL SOMONTANO

Hoy tocaba subida al pico más alto de la sierra. GUARA, de 2.078 metros de altura

El otro dia subimos al Aguila que es un pico que está en la genética de los de la ciudad de Huesca. Pero el otro icono -aunque ya algo mas exigente- es el Pico de Guara. Es costumbre entre los clubs de montaña de Huesca, Barbastro, Monzón, Binefar, e incluso Zaragoza, que en los cursillos de iniciación a la montaña, antes de llevar a los cursillistas a hacer algún pico del Pirineo, se les sube a Guara. Quien sube a Guara puede subir a casi cualquier tres mil del Pirineo. Este es un pico físicamente exigente, pero sin compicaciones técnicas. Además como se puede subir por varias zonas, la eleccion de la ruta se hace depender de la climatologia lo que garantiza una buena excursión. No obstante la dificultad y duración depende de la ruta  elegida, pues como veremos algunas de las rutas cuestan casi cuatro horas y otras tan solo dos.

A nosotros nos gusta hacer montaña con Calma (la perrita Calma)

SUBIDA AL PICO "EL AGUILA" (ARGUIS) POR LA ERMITA DE ORDÁS. REGRESO DANDO LA VUELTA AL TIACUTO. UNO DE LOS PICOS "TURRONEROS"

¿Turronero? ¡no entiendo!

Pues es fácil. La gente de la ciudad de Huesca y alrededores durante las vacaciones de Navidad necesitan, necesitamos, ir a quemar calorías a algún sitio cercano y bonito, que además nos permita volver a comer a casa. De ahí que se conozca a estas excursiones como "turroneras". Es clásica la excursión a las Gorgas de San Julian el día de Navidad, organizada por el club de montaña Peña Guara con misa en el belén. Pero también se convierten en clásico de estos dias la subida a las Calmas, al Gratal (con visita a su arco), la vuelta circular al Bonés por la Raya de las Tiñas con visita a la ermita de la Magdalena, la subida al Peiró (aunque este menos porque ya habremos estado en otoño para ver su hayedo), y en unas buenas Navidades aunque tengamos al covid rondado por el barrio no puede faltar una subida al pico El Aguila por cualquiera de sus rutas de ascenso.




Os he leído el pensamiento...¡sí es cierto, el Aguila ya está muy visto! A los de la ciudad de Huesca, de críos, nos pasan por la Virgen del Pilar en Zaragoza, por San Lorenzo el 10 de agosto y por el Pico del Aguila para las Navidades escuchando al panolis del padre contar que de joven subía con albarcas (¡sabrá él lo que es eso!). Pero el Aguila sigue teniendo su encanto, especialmente cuando hay algo de nieve en la cumbre o cuando toda la Hoya de Huesca está con niebla. Desde allí podemos ver al norte todos los Pirineos nevados. Al sureste el Salto del Roldán con el pantano de Montearagón a sus pies. Al este otro icono de la ciudad de Huesca, la cara norte de Peña Guara. Al Oeste el Gratal y el pantano de Arguis. Al suroeste el Fujiyama de Zaragoza, es decir el Moncayo. Si a eso le unimos que subir al Aguila no es duro ni dificil y que en poco mas de dos horas llegamos arriba, el asunto queda zanjado. Conclusión: el Aguila se merece muchas subidas, especialmente en las Navidades, y también los días de niebla para ver el mar de nubes.

 

Seguidores