AL MIRADOR DE LOS BUITRES DESDE LINÁS DE MARCUELLO (ruta turronera tardana)

"De estas rutas normalmente lo que más gusta -lo que más me gusta- es la parte deportiva y la naturaleza. En esta ruta he descubierto la historia que esta debajo de las piedras. En la parte final de esta entrada del blog hago referencias históricas que para muchos de vosotros serán desconocidas, especialmente la referida al Reino de los Mallos y su reina Berta. Y también a la batalla de Plasencia del Monte en la Guerra de la Independencia. Yo ahí lo dejo como decía Vane la del anuncio del Eurojackpot de la ONCE

Esta ruta es especial. No es muy larga pero hay una primera subida que sin ser muy exigente nos permite quemar algo de calorías. Luego pasamos bajo los restos de una reliquia del pasado medieval como es el Castillo de Marcuello. Y al final llegamos a un lugar sin comparación, al Mirador de los Buitres.

¿Y por qué decimos "ruta turronera tardana? :

  • es "turronera" porque se trata de otra ruta que está cerca de la ciudad de Huesca que permite pasar la mañana sudando un poco y volver a casa a comer. Quemamos los turrones de la noche anterior.
  • es "tardana" porque está algo alejada de la ciudad de Huesca para ir y volver a casa a comer, por lo que se aprovecha por el mortal de los senderistas a hacerla a finales de enero cuando la almazara de Bolea ya vende aceite de la nueva cosecha. Parar en Bolea y comprar un par de garrafas de este aceite del somontano de la Hoya de Huesca equivale a pasear por el Coso Alto y comprar un ruso en la Pastelería Ascaso. Y lo del aceite es la excusa para hacer esas rutas de la Sierra Caballera y Sierra Marcuello.

 

DATOS TECNICOS DE LA RUTA

Distancia: unos 9 kilómetros ida y vuelta

Tiempo estimado: 3 horas sin contar las paradas para fotos que serán muchas y no exagero.

Desnivel positivo y negativo : 235 metros

Dificultad: fácil 

Más información y tracks: ver ruta en wikilock


Inicio de la ruta: Linás de Marcuello 

La ruta se inicia en el pequeño y olvidado pueblo de Linás de Marcuello. Para llegar allí podemos hacerlo desde Ayerbe o viniendo por la carretera de Loarre. Está indicado el desvío. A la entrada del pueblo tenemos una zona para poder aparcar. Luego coger la calle única que va subiendo. A unos cien metros después de las últimas casas, veremos un pequeño refugio abierto con mesa y hogar, en muy buenas condiciones y apto para hacer una paella de amigos (o de enemigos que una paella bien lo merece). A la altura de este refugio veremos una senda que sube hacia el Castillo de Marcuello (está señalizada con un poste indicador), seguirla, no tiene perdida (y si os perdéis tampoco pasa nada algún día alguien encontraría vuestros restos ¡tranquis que es broma, que es broma!)




LA SENDA DE SUBIDA AL CASTILLO DE MARCUELLO

Al castillo -¡bueno, a las ruinas del castillo- nos costará 45 minutos sin prisa. La subida al castillo se hace por una senda que en bastantes tramos de su recorrido tiene una base de piedra plana que pone de manifiesto que era una vía importante. García Omedes en su Guía Digital del Arte Románico considera que esa ruta es la via romana que unía Zaragoza con el Bearn francés (Cesaraugusta-Beneharnum). Otros autores consideran que es de origen medieval. Sea como sea esa subida fue muy transitada en su momento.  Iremos subiendo poco a poco, y aunque el desnivel a subir son 200 metros como la pista va en zigzag se sube muy. Iremos viendo todo el rato la parte sur del castillo que está mejor conservada. Es una senda por la que bajan ciclistas que la usan como una Bike Parks. Suelen tener cuidado y mucha visibilidad, pero hay que ir atentos.



El paisaje que iremos divisando merece bastante la pena, aunque las fotos mejor para la bajada, pues bajaremos otra vez por aquí. A media altura pasaremos por debajo de una formación de rocas erosionadas una de las cuales tiene forma de cara. Ver la foto del "monstruo tragasoles" que hicimos en la subida. 





LA SENDA DE "EL AGUILA" (otra ruta turronera)

¿Ruta Turronera?- La gente senderista de la ciudad de Huesca y alrededores conocemos como "rutas turroneras" esas pequeñas rutas senderistas cerca de la ciudad que teniendo cierto encanto no son muy exigentes físicamente y te permiten pasar la mañana quemando algunas calorías. Por eso solemos hacerlas los días de Navidad, pero se pueden hacer en cualquier época del año. Como ejemplos de rutas turroneras tenemos entre otras a la icónica ruta de las Gorgas de San Julián en Lierta, la de Santolarieta al Mirador del Salto Roldán, la que va desde Despoblado de Lienas a la base del Salto Roldán, la de La Mina de Cobre de Saragarillo (Base del Salto Roldán), la de El Pulpito del Embalse de Montearagon, o la mas sencilla y por ello no menos interesante  De el embalse al Castillo de Montearagon por la pista de los rojos


Esta a la que me refiero hoy "la senda del Aguila" aunque es una ruta corta suele ser diferente según la estación del año en la que subamos. Pero el invierno, cuando ha nevado en las cumbres de la sierra, es la mejor época. Y si además como fue nuestro caso coincide que hay niebla alta en el valle, ya es un diez sobre diez (usando la frase de la pelicula "Perfect Days"). Se inicia en la conocida zona de "Mesón Nuevo", poco antes del túnel de la antigua carretera nacional, y termina en las antenas del pico de El Aguila. No es una senda que tenga mucha antigüedad, pues la histórica senda que desde tiempos inmemoriables iba desde Mesón Nuevo hasta el Aguila, discurría por cotas más bajas e iba subiendo poco a poco hasta el pico del Aguila. Pero la carretera que se terminó en 1982 para subir con vehículos a la zona de los nuevos repetidores de televisión, cortó esa senda. Repetidores que nos permitió ver la tele en color. Poca "gente iphona" lee estos post pero por si alguno se equivoca y cae por aquí conviene decirle que sus padres en Huesca veían la tele en blanco y negro hasta 1982, y ya puestos decirle que vivieron sin neveras hasta mas o menos el año 1970, y sin lavadoras ni televisión hasta 1965, y no se cortaban las venas, mas que nada porque los cuchillos siempre estaban desafilados. Retomando lo de esta senda añadire que hace no más de una década, gente de Peña Guara -creo que especialmente Teo "el forestal"-, impulsaron la apertura de una senda más próxima a la parte alta de esa loma, a lo que podemos denominar "la cresta" o "el cordal" del Aguila. Y desde luego que para la gente normal han conseguido una de esas rutas con encanto que nos engancha al senderismo fácil. 



DATOS TECNICOS DE LA RUTA

  • ¿Ruta circular?.- SI. El tramo de ruta que va desde Mesón Nuevo al Aguila es una ruta de ida y vuelta por el mismo sitio. Pero si vamos con más tiempo la podemos hacer más larga subiendo por la senda normal del pico de "El Aguila", bajando por esa senda que va por la parte superior de la sierra, y bajar luego por el tramo del Camino Natural hasta el pueblo de Arguis. Hay una tercera alternativa que subiendo desde Mesón Nuevo a las antenas repetidoras de "El Aguila" podemos luego  bajar por la ermita de Ordás y regresar a la zona del embalse de Arguis por la senda del rio Isuela hasta la presa.
  • Distancia recorrida.-  Entre ida y vuelta son unos 8 kilómetros
  • Tiempo estimado.- Entre ida y vuelta cuesta unas 2,5 horas. A eso sumar las paradas que seguro que serán muchas por las fotos.
  • Inicio.- Para los que son de Huesca decir que empieza en Mesón Nuevo donde arranca la carretera que sube a las antenas. Para los que no lo son hay que decir que se coge la Autovía que desde la ciudad de Huesca va a Sabiñanigo, A-23, y al llegar al embalse de Arguis coger el desvío que va al pueblo de Arguis, pero no parar en el pueblo sino continuar hacia arriba a dos kilómetros llegaremos a una zona de dos casas antiguas que están al pie de la carretera y que se conoce como Mesón Nuevo. Aparcar allí. Seguir 20 metros en el sentido de la carretera que asciende hacia la derecha y veremos un pequeño cartel señalizador que marca Pico del Aguila. Esa es la senda.
  • Dificultad.- Es sencilla, aunque en invierno cuando ha nevado si la nieve está muy helada conviene llevar un par de bastones y zapatillas con buena suela, y si a la subida vemos que resbala bastante el regreso mejor hacerlo por la carretera que resbala menos. Pero solo si las temperaturas son muy bajas y la nieve esta helada, mas que nada por la sobra de los pinos que hay al principio, pero como digo no tiene peligro.

ZONA DE FOSILES

La senda comienza por una zona despejada con pocos árboles y con bastante roca a nuestros pies. A los cincuenta metros de haber empezado abrir bien los ojos pues esas rocas por las que pisáis están llenas de nummulites y otros fósiles marinos. Esa zona aunque parezca mentira hace 38 millones de años era fondo de mar. Si miramos por los alrededores podremos coger algún fósil interesante,como la ostra que cogimos nosotros el otro día, ver la foto de abajo.






PRIMERA PARTE.-POR EL BOSQUE

Enseguida entramos en la zona de bosque que en su mayoría es de pino con algún boj y en menor medida sabinas. El suelo suele estar con bastantes arizones especialmente en la parte final. En verano esta sombra se agradece.










LA PARTE CENTRAL "EL CORDAL" DE LA SIERRA DE "EL AGUILA"

Después de andar por el bosque ya aparecemos en la parte superior de la sierra donde hay menos pinos y bastantes arizones. Desde allí podremos ver a nuestras espaldas el Pirineo, a la derecha la zona del embalse de Arguis, a la izquierda la zona del embalse "vacio" de Belsué con la Peña de Guara al fondo. Y de frente el valle del Ebro, donde si tenemos suerte y hay niebla veremos un mar de nubes por el que asomará alguna montaña, especialmente hacia el suroeste veremos el Moncayo nevado que está a casi 150 kilómetros de distancia.

ruta muy transitada por runners de todo tipo y condición






LA PARTE FINAL. EL PICO DEL AGUILA Y SUS ANTENAS

Como ya he dicho entre 1980 y 1981 se hizo la carretera que sube desde el antiguo puerto del Monrepos hasta el pico del Aguila. Era para poner las antenas repetidoras de televisión, la nueva televisión en color que se quería inaugurar con ocasión del Mundial de Futbol de 1982, el del Naranjito. Esa carretera rompió el encanto que tenía el Pico de El Aguila pero por otro lado permitió a gente que andaba mal poder subir a ese mirador tan especial, según mis informaciones cuando la carretera estaba bien subían en coche grupos de gente a tomarse una copa de champán viendo el anochecer que no tiene igual. Ahora mismo la carretera está hecha una pena, pero con cuidado aun se puede subir. Cuando hay nieve mejor con cadenas.

Desde ese mirador de las antenas podremos ver aun mejor el paisaje que hay al sur, donde destaca el Salto Roldan, la ciudad de Huesca, en días posteriores a que sople el cierzo que limpia la atmostfera, con unos buenos prismaticos pueden verse las torres de El Pilar de Zaragoza, y no es exageración. Bueno subir y lo vereis.


Guara


Ese picacho que asoma entre las nubes es el Tiacuto. A la izquierda tendría que verse la parte superior de El SaltoRoldán, pero la niebla estaba muy alta.


ANIMAROS... ES MUY SENCILLA Y PAISAJISTICA. QUITAROS LAS ZAPATILLAS Y LA BATA DE ESTAR POR CASA,PONER CERVEZAS A ENFRIAR EN LA NEVERA PARA EL REGRESO Y TIRAR PA ARGUIS.... Y SIN RECHISTAR

DEL EMBALSE AL CASTILLO DE MONTEARAGON POR "LA PISTA DE LOS ROJOS"

 


Alrededor de la ciudad de Huesca hay pequeñas rutas con encanto que nos animan a calzarnos las zapatillas y disfrutar de una mañana de domingo sin mucho esfuerzo y buen paisaje. Esta es una de ellas que además complementa la del Púlpito del Embalse de Montearagón cuya entrada ya publicamos en este blog y que podéis consultar aqui (al Púlpito de Montearagón)

esta ruta de hoy está señalada con flechas amarillas

DATOS DE LA RUTA
  1. Inicio: la ruta es circular (ida y vuelta por la pista) por lo tanto puede hacerse desde el Castillo al Embalse o al revés. Yo aconsejo dejar el coche en el aparcamiento del Embalse, así se aprecia mejor el Castillo al que nos iremos acercando. No obstante si no llevais mucha prisa el regreso lo podeis hacer por la conocida "senda de las crestas de Montearagón" que va por lo alto de las lomas que separan la pista por la que vamos de la Hoya de Huesca (senda de las crestas de Montearagón). Esto añade mas atractivo a la ruta porque iremos viendo ambos lados de las lomas.
  2. Distancia: 8 kilómetros en total (4 kmts de ida y 4 kmts vuelta)
  3. Tiempo estimado: ida y vuelta nos costará entorno a 2,5 horas
  4. Dificultad: muy fácil

DÍAS DE NIEBLA EN EL LLANO Y NIEVE EN LA MONTAÑA.- Lógicamente las mejores fechas para hacer esta pequeña excursión es cuando la sierra está nevada y en el llano de Huesca hay niebla. No son muchos los días del año en los que podemos juntar esos dos requisitos ya que aunque en la sierra nieva bastantes veces, la niebla de la ciudad de Huesca suele llegar también a la zona del castillo de Montearagón. Pero si algún día de niebla tenéis la suerte de que solo se quede en el llano, o como mucho deje el propio castillo fuera de la  niebla el espectáculo es completo. 


Foto sacada del blog del fotografo Esteban Ania


INICIO DE LA RUTA. PRESA DE MONTEARAGÓN
 
Para llegar a la presa de Montearagón lo mejor es ir por la carretera comarcal que desde Huesca lleva a Fornillos. Por si no sabes donde se coge es la carretera que está cerca del cruce del mulo y el puente San Miguel. A cuatro kilómetros coger el desvío a la derecha que lleva a Fornillos. Al terminar la cuesta nos encontramos una pista asfaltada a la derecha con un cartel indicador del sendero de Montearagón. Continuar por ella y llegaremos al embalse para dejar el coche donde podamos, mejor antes de cruzar la presa.
 
Merece la pena acercarnos a la presa para ver el paisaje, merece mucho la pena. Además ahora podemos ver los restos del puente medieval que tuvieron que desmontar en el cauce del rio Flumen para hacer la presa. E incluso si queremos bajar al nivel del agua podemos hacerlo muy fácilmente. Una vez atravesada la presa continuar por la carretera unos cien metros hasta la primera curva y ahí veremos una pista agrícola que baja hacia el cauce. Al llegar a la orilla podemos ver la cantidad de mejillones que han colonizado el embalse a pesar de su reciente construcción. Precisamente esta es la causa para la gran cantidad de gaviotas que por las mañanas llegan al embalse provenientes de la Alberca de Chimillas. ¡Sí habéis oído bien gaviotas! la Alberca de Chimillas suelen pasar la noche la bandada de gaviotas de interior mas al norte de la península ibérica. De hecho si las queréis ver volver suelen pasar a la altura de la gasolinera del kilómetros tres a partir de las siete de la tarde, vuelan por encima de la ermita de Jara. 




DESDE LA PRESA DE MONTEARAGÓN AL CASTILLO
Como ya he dicho hay una pista agrícola que une la presa del embalse de Montearagón con el castillo. Son solo kilómetros y muy fácil, en menos de una hora llegamos al Castillo. Un kilómetro antes de llegar al castillo veremos que la loma que llevamos todo el rato a la derecha y que nos impedía ver la Hoya de Huesca, se abre formando un pequeño collado desde el que el paisaje es muy interesante. Se ve toda la Hoya de Huesca.

El origen de esa pista agrícola "La Pista de los Rojos"- Aunque al referirme a esta pista le atribuyo el carácter de agrícola, realmente como podréis ver hay muy pocos campos agrícolas en la zona.¿Entonces quien hizo esta pista? Esta pista solo tiene 80 años y su origen es bélico. La abrieron las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil para poder trasladar vehículos y tropas desde la zona del Castillo de Montearagón hasta la zona del Carrascal de Igriés. De hecho por ahí pasaron los primeros vehículos blindados que se vieron en la península ibérica. Y en el verano de 1937 una vez abierta esa pista esos vehículos blindados (pequeños tanques) protagonizaron una de las primeras batallas mundiales  de vehículos blindados . Luego la Comarca de la Hoya de Huesca ha ido manteniendo esa pista que en tiempos estuvo en muy malas condiciones, ahora está fantástica se puede recorrer en turismo sin problemas. La denominación como "la pista de los rojos" no tiene un caracter peyorativo, sino que desde hace 80 años es como se conoce por la zona de Fornillos, Apiés y Quicena a esta pista.

Una vez finalizada está entrada del blog me ha recordado mi sobrino Teito que no había mencionado el conocido como "El Rincón de Combatiente". En los enlaces siguientes tenéis más información. El bando republicano tenía como costumbre que en una zona fuera de peligro se acondicionara un espacio de ocio y diversión para los combatientes. En el bando nacional eran "las cantinas militares" donde había más y mejor alcohol que el rincón del combatiente pero menos actos culturales; de hecho en los blogs especializados en la Guerra Civil, se puede leer que fue en el Rincón del Combatiente del Carrascal de Chimillas donde se adapto una antigua coplilla con tono de jota y terminó siendo una de las canciones más conocidas de ese periodo bélico, la de Carrasclas, Carrasclas, que me estás dando la lata" . Del frente de Huesca solo queda este. El Rincón del Combatiente y para encontrarlo aquí tenéis los tracks Como ir




 
EL CASTILLO DE MONTEARAGON

 
Como estas rutas senderistas cercanas a la ciudad de Huesca van dirigidas especialmente a los que vivimos en la ciudad o proximidades quisiera decir que los de aquí somos muy dados a no apreciar lo que tenemos. El Castillo de Montearagón es un ejemplo. Es cierto que está muy deteriorado, pero todavía cuando venimos en coche por la carretera de Barbastro ver la silueta del Castillo nos recuerda que ya estamos en casa. Es parte de nuestra casa, de nosotros mismos. Pero muchos no han estado nunca en su interior. Hasta hace poco se podía entrar en su interior, pero ahora lo han cerrado. No obstante hay visitas guiadas a su interior con las reformas que han hecho. Decir que el estilo general del Castillo y de su abadía es románico. Y que históricamente tiene una gran importancia pues en él durante muchos años fue la residencia habitual de los reyes de Aragón. 
 
Pero a mi lo que mas me interesa es que el Castillo y toda la loma hasta Igries, fueron frontera entre dos estados, el de Aragón y el de la taifa musulmana de Zaragoza. Y ese caracter de frontera se volvió a repetir durante la pasada Guerra Civil, pues era la linea del frente entre la España republicana y la España nacionalista. En el entorno de ese Castillo estuvieron alojados durante la Guerra Civil dos escritores reconocidos, Georges Orwell que escribiría "Rebelión en la Granja", y el poeta ingles Jhon Confort que durante su estancia en el pueblo de Tierz escribió aquel famoso poema "Luna llena en Tierz: antes del asalto de Huesca". También durante la Guerra Civil por allí pasaron republicanos tan reconocidos como Lluis Companys (presidente de la Generalitat de Cataluña), Durruti y Ascaso, Lister, etc. Las pequeñas barranqueras que hay al pie de las lomas de Montearagón (hasta Apiés) están llenas de trincheras hoy casi desaparecidas, así como algunas cuevas en el barranco de la Alfondiga donde estaban los puestos médicos de las Brigadas Internacionales para las primeras curas. Es una pena que salvo el municipio de Tierz no se ha prestado atención a ese patrimonio belico que nos habla de momentos que nunca deben repetirse. El Ayuntamiento de Huesca tiene perdón, siempre ha sido y será así, olvidadizo con todo lo que hay mas allá de la última acera de la ciudad.



Seguidores