TRAVESIA TRANSPIRENAICA GR11-CUMPLEAÑOS BAJO LAS ESTRELLAS DEL PIRINEO Y EL NYLON DE UNA TIENDA DE CAMPAÑA

 


 

CUMPLEAÑOS BAJO LAS ESTRELLAS Y EL NYLON
 
Ya han pasado más de dos meses y la infracción ha prescrito, pero aun con todo, los datos del lugar los doy aproximados porque nunca se sabe si el sancionador encuentra algún resquicio legal para considerar que la prescripción quedó suspendida, recordemos que del patrimonio de confiados está llena la caja de caudales de los sancionadores.
 
No puedo ocultarlo. Tengo cierta edad, mas de la que a mi me gustaría y a la Tesorería de la Seguridad Social. Y los de mi época y circunstancias eso de los regalos de cumples no se llevaban muy bien. Pero amigos tengo que los disfrutaron y siempre decían que nunca les regalaban lo que realmente querían, porque lo que querían y lo que recibían no se parecían nada, como no se parece un pijama y una bicicleta. Y un regalo que debía ser algo que alegraba el alma se convertía en todo lo contrario.
 
Desde edad temprana y por experiencia ajena decidí no esperar, recibir, ni pedir regalo alguno en mis cumples. Pero este año lo tuve y vaya que si lo tuve. Consistió en pasar una noche dentro de una tienda de campaña a casi 2.500 metros de altura, con dos ibones de montaña a mis pies y otros dos junto a nosotros. Y digo nosotros porque también estaba la heredera. No digo el lugar ni el Parque Nacional porque la multa por acampar son seiscientos euros por persona, y no vamos a poner la miel en la boca del oso.
 
Era una etapa de alta montaña. Preciosa, absolutamente preciosa. Cuando terminabas de pasar un lago de montaña empezaba otro (se dice ibones en Aragón, estanys en Cataluña y Andorra; no digo su nombre exacto porque la máquina de los recaudadores puede acertar). Unos tenían el agua de color azulado, otros verdes turquesa, algunos con reflejos rojos por la roca volcánica o ferrosa de la zona. Junto a los lagos continuamente se escuchaba ese sonido especial de aviso que emiten las marmotas y que puede confundirse con el de algún ave. El sol generaba reflejos en el agua que todavía añadía una pincelada más de color al cuadro.
 

AL PÚLPITO DE MONTEARAGON DESDE EL PUEBLO DE APIES (Los fiordos de Montearagón)

Se trata de una nueva caminata que se ha puesto de moda tras el confinamiento. Aunque está a más de diez kilómetros de Huesca aún es de su término municipal, y durante este confinamiento perimetral del otoño covid-19, era la mejor excursión posible sin riesgo a multas. Con el llenado del embalse de Montearagón, su cola se ha dividido en dos, dejando en el medio el tozal donde se encuentra el mirador bautizado por los runners de fatilandia como "El Púlpito de Montearagón" (si no le pones el acento sabe a mar y pimentón con patatas gallegas)

EL PULPITO DE MONTEARAGÓN

 


Para llegar al Púlpito o Mirador de Montearagón (¡ojo que digo de Montearagón y no de Montepinar!) hay que llegar hasta el pueblo de Apiés. Luego hay que coger la pista que sale desde los mismos Lavaderos de Apiés en dirección norte, y lleva hasta el pueblo deshabitado de Lienas. Pero desde Apiés al Púlpito hay 6,5 kilometros (hora y media de caminata)  por lo que aconsejo hacerlo desde el mismo pueblo, en caso contrario solo hacemos hambre pero no gastamos calorías. La pista es la que sale junto a los lavaderos, y llegar con el coche a estos es muy sencillo pues está en el pueblo pero sin abandonar la carretera, el edificio es este, pintado de azul.

RAQUETAS HASTA EL IBON HELADO DE PIEDRAFITA (LA EXCURSIÓN FACILONA MAS IMPRESIONANTE DEL PIRINEO)

Se trata de una excursión muy recomendable para hacerla en familia. Es muy sencilla. No exige grandes esfuerzos físicos. Y probablemente no hay en todo el Pirineo algo que pueda compararse al Ibón helado de Piedrafita cuando hay bastante nieve, especialmente si subimos un dia de sol y anticiclón.




El mar de nieblas lleva casi tres semanas fastidiandonos a los de la tierra llana. Cada vez que se ponen las nieblas, cubren todo el Valle del Ebro y con él también la ciudad de Huesca. No hay nada mas desagradable que la niebla especialmente si las temperaturas son casi de cero grados o incluso bajo cero. Pero esto tiene sus ventajas. Cuando hay niebla abajo, en las zonas altas hace siempre sol. ¿Donde vamos este finde? Lo de esquiar lo dejamos para mas adelante que una rodilla me esta pidiendo algo de pausa, aunque las rodilleras ortopedicas están haciendo maravillas. Justo un mes antes de que nos confinaran hicimos esta misma excursión con nieve ¿merece la pena repetirla? Pues claro, nunca defrauda, y es corta. Allá vamos.

 

Seguidores