DEL EMBALSE AL CASTILLO DE MONTEARAGON POR "LA PISTA DE LOS ROJOS"

 


Alrededor de la ciudad de Huesca hay pequeñas rutas con encanto que nos animan a calzarnos las zapatillas y disfrutar de una mañana de domingo sin mucho esfuerzo y buen paisaje. Esta es una de ellas que además complementa la del Púlpito del Embalse de Montearagón cuya entrada ya publicamos en este blog y que podéis consultar aqui (al Púlpito de Montearagón)

esta ruta de hoy está señalada con flechas amarillas

DATOS DE LA RUTA
  1. Inicio: la ruta es circular (ida y vuelta por la pista) por lo tanto puede hacerse desde el Castillo al Embalse o al revés. Yo aconsejo dejar el coche en el aparcamiento del Embalse, así se aprecia mejor el Castillo al que nos iremos acercando. No obstante si no llevais mucha prisa el regreso lo podeis hacer por la conocida "senda de las crestas de Montearagón" que va por lo alto de las lomas que separan la pista por la que vamos de la Hoya de Huesca (senda de las crestas de Montearagón). Esto añade mas atractivo a la ruta porque iremos viendo ambos lados de las lomas.
  2. Distancia: 8 kilómetros en total (4 kmts de ida y 4 kmts vuelta)
  3. Tiempo estimado: ida y vuelta nos costará entorno a 2,5 horas
  4. Dificultad: muy fácil

DÍAS DE NIEBLA EN EL LLANO Y NIEVE EN LA MONTAÑA.- Lógicamente las mejores fechas para hacer esta pequeña excursión es cuando la sierra está nevada y en el llano de Huesca hay niebla. No son muchos los días del año en los que podemos juntar esos dos requisitos ya que aunque en la sierra nieva bastantes veces, la niebla de la ciudad de Huesca suele llegar también a la zona del castillo de Montearagón. Pero si algún día de niebla tenéis la suerte de que solo se quede en el llano, o como mucho deje el propio castillo fuera de la  niebla el espectáculo es completo. 


Foto sacada del blog del fotografo Esteban Ania


INICIO DE LA RUTA. PRESA DE MONTEARAGÓN
 
Para llegar a la presa de Montearagón lo mejor es ir por la carretera comarcal que desde Huesca lleva a Fornillos. Por si no sabes donde se coge es la carretera que está cerca del cruce del mulo y el puente San Miguel. A cuatro kilómetros coger el desvío a la derecha que lleva a Fornillos. Al terminar la cuesta nos encontramos una pista asfaltada a la derecha con un cartel indicador del sendero de Montearagón. Continuar por ella y llegaremos al embalse para dejar el coche donde podamos, mejor antes de cruzar la presa.
 
Merece la pena acercarnos a la presa para ver el paisaje, merece mucho la pena. Además ahora podemos ver los restos del puente medieval que tuvieron que desmontar en el cauce del rio Flumen para hacer la presa. E incluso si queremos bajar al nivel del agua podemos hacerlo muy fácilmente. Una vez atravesada la presa continuar por la carretera unos cien metros hasta la primera curva y ahí veremos una pista agrícola que baja hacia el cauce. Al llegar a la orilla podemos ver la cantidad de mejillones que han colonizado el embalse a pesar de su reciente construcción. Precisamente esta es la causa para la gran cantidad de gaviotas que por las mañanas llegan al embalse provenientes de la Alberca de Chimillas. ¡Sí habéis oído bien gaviotas! la Alberca de Chimillas suelen pasar la noche la bandada de gaviotas de interior mas al norte de la península ibérica. De hecho si las queréis ver volver suelen pasar a la altura de la gasolinera del kilómetros tres a partir de las siete de la tarde, vuelan por encima de la ermita de Jara. 




DESDE LA PRESA DE MONTEARAGÓN AL CASTILLO
Como ya he dicho hay una pista agrícola que une la presa del embalse de Montearagón con el castillo. Son solo kilómetros y muy fácil, en menos de una hora llegamos al Castillo. Un kilómetro antes de llegar al castillo veremos que la loma que llevamos todo el rato a la derecha y que nos impedía ver la Hoya de Huesca, se abre formando un pequeño collado desde el que el paisaje es muy interesante. Se ve toda la Hoya de Huesca.

El origen de esa pista agrícola "La Pista de los Rojos"- Aunque al referirme a esta pista le atribuyo el carácter de agrícola, realmente como podréis ver hay muy pocos campos agrícolas en la zona.¿Entonces quien hizo esta pista? Esta pista solo tiene 80 años y su origen es bélico. La abrieron las Brigadas Internacionales en la Guerra Civil para poder trasladar vehículos y tropas desde la zona del Castillo de Montearagón hasta la zona del Carrascal de Igriés. De hecho por ahí pasaron los primeros vehículos blindados que se vieron en la península ibérica. Y en el verano de 1937 una vez abierta esa pista esos vehículos blindados (pequeños tanques) protagonizaron una de las primeras batallas mundiales  de vehículos blindados . Luego la Comarca de la Hoya de Huesca ha ido manteniendo esa pista que en tiempos estuvo en muy malas condiciones, ahora está fantástica se puede recorrer en turismo sin problemas. La denominación como "la pista de los rojos" no tiene un caracter peyorativo, sino que desde hace 80 años es como se conoce por la zona de Fornillos, Apiés y Quicena a esta pista.

Una vez finalizada está entrada del blog me ha recordado mi sobrino Teito que no había mencionado el conocido como "El Rincón de Combatiente". En los enlaces siguientes tenéis más información. El bando republicano tenía como costumbre que en una zona fuera de peligro se acondicionara un espacio de ocio y diversión para los combatientes. En el bando nacional eran "las cantinas militares" donde había más y mejor alcohol que el rincón del combatiente pero menos actos culturales; de hecho en los blogs especializados en la Guerra Civil, se puede leer que fue en el Rincón del Combatiente del Carrascal de Chimillas donde se adapto una antigua coplilla con tono de jota y terminó siendo una de las canciones más conocidas de ese periodo bélico, la de Carrasclas, Carrasclas, que me estás dando la lata" . Del frente de Huesca solo queda este. El Rincón del Combatiente y para encontrarlo aquí tenéis los tracks Como ir




 
EL CASTILLO DE MONTEARAGON

 
Como estas rutas senderistas cercanas a la ciudad de Huesca van dirigidas especialmente a los que vivimos en la ciudad o proximidades quisiera decir que los de aquí somos muy dados a no apreciar lo que tenemos. El Castillo de Montearagón es un ejemplo. Es cierto que está muy deteriorado, pero todavía cuando venimos en coche por la carretera de Barbastro ver la silueta del Castillo nos recuerda que ya estamos en casa. Es parte de nuestra casa, de nosotros mismos. Pero muchos no han estado nunca en su interior. Hasta hace poco se podía entrar en su interior, pero ahora lo han cerrado. No obstante hay visitas guiadas a su interior con las reformas que han hecho. Decir que el estilo general del Castillo y de su abadía es románico. Y que históricamente tiene una gran importancia pues en él durante muchos años fue la residencia habitual de los reyes de Aragón. 
 
Pero a mi lo que mas me interesa es que el Castillo y toda la loma hasta Igries, fueron frontera entre dos estados, el de Aragón y el de la taifa musulmana de Zaragoza. Y ese caracter de frontera se volvió a repetir durante la pasada Guerra Civil, pues era la linea del frente entre la España republicana y la España nacionalista. En el entorno de ese Castillo estuvieron alojados durante la Guerra Civil dos escritores reconocidos, Georges Orwell que escribiría "Rebelión en la Granja", y el poeta ingles Jhon Confort que durante su estancia en el pueblo de Tierz escribió aquel famoso poema "Luna llena en Tierz: antes del asalto de Huesca". También durante la Guerra Civil por allí pasaron republicanos tan reconocidos como Lluis Companys (presidente de la Generalitat de Cataluña), Durruti y Ascaso, Lister, etc. Las pequeñas barranqueras que hay al pie de las lomas de Montearagón (hasta Apiés) están llenas de trincheras hoy casi desaparecidas, así como algunas cuevas en el barranco de la Alfondiga donde estaban los puestos médicos de las Brigadas Internacionales para las primeras curas. Es una pena que salvo el municipio de Tierz no se ha prestado atención a ese patrimonio belico que nos habla de momentos que nunca deben repetirse. El Ayuntamiento de Huesca tiene perdón, siempre ha sido y será así, olvidadizo con todo lo que hay mas allá de la última acera de la ciudad.



Seguidores